lunes, 3 de marzo de 2008

Chulilla - Charco Azul





Tuvimos suerte de elegir un bonito dia soleado para irnos a investigar la zona de Chulilla, en concreto El charco Azul, lugar que llevabamos un tiempo queriendo ver. Los intrepidos excursionistas eramos Merche, Ana, Luis, la abuelita perra Siba y yo.








Comenzamos el camino, provistos de agua y algo para comer y nos dirigimos a la plaza del pueblo , La Baronia, lugar donde empezaba el trayecto saliendo por una callecita hacia abajo donde indica la dirección hacia el charco azul y el sendero SL-CV 74. A medida que descendiamos, saliendo de las casas del pueblo, ibamos atravesando el camino entre huertos y adentrandonos en el Cañon del Turia, con sus paredes rectas en la montaña. Nos dirigimos rio arriba por el camino más arrimado a la derecha, ascendiendo la montaña por cuestecitas y escalones , en los que la Siba se arrepentia de no haberse quedado en casita tirada en el sofá. pasamos por unas conducciones de agua que se crearon para llevar el agua hasta la central de luz. Estas intalacciones comienzan casi llegando al Charco azul, en este punto hay que bajar unos pequeños escalones, donde tuvimos una pequeña aventurilla con Siba pues queria bajar sola y no podia y se nos fue por un momento de las manos, pero aparecio Super Luis y la bajó abrazos.





Llegamos al Charco Azul, es como una gran piscina entre montañas, que como su nombre indica es azul, en ningun momento ves el agua transparente, por lo que era dificil ver cuanto cubre, cuando volvamos a bañarnos lo veremos, esta vez no ibamos preparados para el baño, aunque sí habia ganas por la calorcita que hacía. Pudimos ver algo curioso, era como un pasillo colgante en la roca a lo largo de la parte derecha del lago y que hace un tiempo debio llegar hasta el final una especie de cueva, pero la verda no era muy seguro no acabar en el agua, aunque mi novio y yo no atrevimos a pasar.







Una vez hubimos descansado un rato allí, disfrutando de la tranquilidad comenzamos la vuelta , esta vez siguiendo por la parte llana , a nivel del rio, que lleva poco cauce de agua pero que en ocasiones debiamos cruzar sobre caminos de piedra. Llegamos a la zona llamada "Peña Judia" , donde hay otro pequeño lugar donde bañarse, desde aqui podiamos decidir si subir ya hacia el pueblo o hacer 1.8km más antes. Nos inclinamos a seguir con el recorrido, aunque luego nos acordamos del momento en el que tuvimos que tomar la decision, pues por las horas que eran nuestras barriguitas ya nos pedian comida. Merecio la pena seguir, por disfrutar mas de las vistas que nos mostraba las paredes del Cañon del Turia, contemplar las diferentes especies de flores y plantas que encontrabamos a nuestro camino, como un almendo de preciosa flor blanca. poco a poco llegamos al ultimo y costoso esfuerzo, ascender al pueblo por una empinada cuesta y la Calle del Turia que nos devolvia a la Plaza de la Baronia.



De aqui, ya nos dirigimos a los coches para irnos a comer a una zona recreativa que habiamos visto viniendo de Valencia, "Pelma". Esta zona es una pinada acondicionada con mesas de piedra , y en estos momento estan incluyendo mesas de madera y arreglando el terreno. En esas fechas, que no era tiempo de pleno verano, no habia gente por lo que indicaba tranquilidad, poder disfrutar de la comida tan deseada a esa hora , acompañada del sonido de los animales y de una charla entre amigos.




Fue un dia de disfrutar de la naturaleza y tranquilidad, llenandonos de vida , aunque todo sea dicho ya deseando pillar la camita para descansar. Un día más para recordar en compañia de los amigos y que Merche y yo lo recordaremos durante unos días más intensamente, pues algún bichito se aseguró de dejar en nuestras piernas su picadura y duele y pica horrores.



Hasta la próxima.